En nuestra carpintería metálica en Parla podemos fabricar una gran cantidad de elementos como barandillas, ventanas, rejas, verjas, puertas de garaje y un sinfín de productos de acero de distintos modelos y adaptados a las necesidades del cliente, pero lo que no cambia es la forma de mantener ese material en perfecto estado desde el primer día, un asunto que vamos a abordar en las siguientes líneas de esta entrada.

El acero que empleamos en Montajes Arjosan está presente hoy día en nuestras vidas en múltiples objetos, entre otras razones porque es una de las mejores aleaciones y de mayor durabilidad del mercado. Pero esa durabilidad depende, en gran medida, de un correcto mantenimiento del acero, que comienza eliminando cualquier resto de polvo que haya en la superficie. Parece una fase del proceso de limpieza prescindible, pero quitar con un paño de algodón el polvo facilita todas las demás tareas.

Para mantener el acero brillante de todos los trabajos de la carpintería metálica en Parla, el siguiente paso es limpiar con líquidos como agua tibia mezclada con limpiadores neutros o con algo de bicarbonato de sodio, pero nunca con detergentes en polvo porque pueden rayar el metal. Para aplicar esta mezcla, lo mejor es usar esponjas suaves y hacer movimientos lineales, descartando por completo los estropajos de malla sintética o metal.

Para el proceso de secado basta con un paño que retire el agua y seque por completo la superficie. Esta fase es importante, porque los restos de agua pueden convertirse en manchas. Por último, aplicar algún producto especial para pulir la superficie de vez en cuando es la mejor manera de mantener el acero brillante.